Saltar al contenido

Terreno Que Cubren De Agua Las Altas Mareas

agosto 29, 2022
Terreno Que Cubren De Agua Las Altas Mareas

El tem- blor ocurrió en el momento en que la falla Pitaycachi de tipo nor- mal rompió produciendo una extendida traza que to- davía puede observarse en el terreno . Otra sucesión de rocas, un poco mucho más jóvenes, que fueron formadas durante la transición del Neo- proterozoico al Cámbrico, es la que aflora en la zona entre Hermosillo y Caborca y que alcanza un espesor de por lo menos m . Torsvik, 2003) para formar 2 grandes masas te- rrestres llamadas Laurencia y Gondwana , pero Sonora permaneció en Norteaméri- ca en el conjunto de naciones Laurencia. Su edad se considera del Pleistoceno Medio al Tardío, y la de Moctezuma se constriñe entre los ~500,000 y ~300,000 años (Mead et al.,2006).

Algunos restos mucho más escasos de megafauna han sido encontrados en otros sitios apartados de Sonora . El Gran Desierto empezó a formarse durante el Pleistoceno Medio (hace menos de 1.0 Ma), en tanto que sus dunas mucho más antiguas sobreyacen a sedimentos del Delta del Río Rojo, donde se han encon- trado restos de mamíferos de esa edad (por ejem- plo, osos hormigueros; Shaw y McDonald, 1987). Por otro lado, en la parte occidental del desierto se desarrollan dunas en for- ma de estrella con alturas de entre 80 y 150 m (fi- gura 11C).

Evolucion Geológica

Este evento, y los que posteriormen- te siguieron hasta el presente, son los que modela- ron el panorama actual de Sonora y, si bien toda- vía forman parte al Cenozoico, se discuten por sepa- rado en el próximo apartado. Sus abundantes acumulaciones en los fondos ma- rinos del Proterozoico constituían estructuras bio- génicas en forma de carpetas y montículos, muchas de las que se preservaron, por lo que ahora las podemos encontrar fósiles y se conocen con el nombre de estromatolitos. Los estromatolitos son los ma-crofósiles mucho más antiguos que conocemos y son co- munes en las rocas sedimentarias que se formaron desde hace Ma. Contiene además un paquete de dia- mictitas que se relaciona con escenarios semejantes que están pre- sentes en rocas del suroeste estadounidense, don- de se considera tienen entre 760 y 700 Ma de edad. La primera se localiza en el fondo del Golfo de California, donde a diario se registra sismicidad de baja intensidad asociada a la dorsal oceánica que recorre su parte central, tal como a las fallas trans- formantes que son parte del sistema que sigue conduciendo la apertura del Golfo . No obstante, la sismicidad que ocurre en las fallas con- tinentales, asociadas y pertenecientes al sistema San Andrés, tal como la de Cerro Prieto , lle- ga a ser de mayor magnitud, aunque de menor fre- cuencia que la del fondo del Golfo.

terreno que cubren de agua las altas mareas

La época Eocénica que sigue a la Paleocénica no tiene un registro geológico importante en So- nora. Aparentemente fue un tiempo a lo largo del como pre- valeció la actividad tectónica que sostuvo a la re- gión levantada y sus rocas sostienes a la erosión y qui- zá es a lo largo de este tiempo que fueron expuestas las cámaras magmáticas citadas. No obstante, al iniciar la Temporada Oligocénica comenzó otro pe- ríodo de actividad volcánica de la mayor impor- tancia que se extendió por toda la costa del Pacífi- co mexicano.

Y Predisposición Del Paisaje Actual

Asimismo, en la misma secuencia de rocas Neopro- terozoicas de la región de Caborca y en capas de caliza de la formación El Harpa se descu- brió una microbiota de filamentos tipo algales, en- tre las que se distingue el género Eomycetopsis(?) (McMenamin et al., 1983). En las rocas de la for-mación Clemente se han encontrado tra- zas de fósiles que pudieran formar parte a los organis- mos eucariontes más viejos, los cuales son cono- cidos como la biota Ediacara . Durante los precisamente 300 Ma que si- guieron a estos eventos tectónicos y magmáticos la región muy probablemente permaneció emergida y en quiescencia (sin movimientos tectónicos) y en una paleolatitud cercana al Ecuador. Durante ese tiempo, que va de entre ~1 cien a 800 Ma (fi- gura 1B), los procesos erosivos debieron haber cau- sado la humillación del relieve montañoso y trans- formado la zona en una gran planicie con altitud próxima al nivel del mar. En Sonora ocurrió actividad volcánica recien- te, eminentemente en el campo volcánico El Pina- cate y en el campo volcánico de Moctezuma. Otros derrames volcánicos de menor importancia se ubi- perro en los vales de Sonora, como en el de San Bernardino en la parte norte del estado .

terreno que cubren de agua las altas mareas

No obstante, no fue sino más bien hasta los 6 Ma cuando la dorsal se extendió hacia el norte dando sitio a la apertura continental entre la Isla del Ti- burón y el Delta del Río Rojo . En este desarrollo de apertura y separación, Baja California se transformó en una península, al paso que la depresión fue invadida por aguas del océano Pacífico para conformar el Golfo de Cali- fornia. La separación de la Península, que a la fe-cha se ha alejado (~300 km) de Sonora, aún continúa a razón de ~5 cm por año y la dorsal ac- tiva localizada en el fondo del Golfo ha avanzado hasta cerca de la región del delta del Río Colora- do, donde forma la Cuenca Wagner . Dicho acontecimiento, que es conocido como de Sierras y Valles Paralelos, em- pezó a los ~27 Ma y terminó a los ~10 Ma (Stewart y Roldán-Quintana, 1994). Los bloques levanta- 2 formaron las actuales sierras de Sonora, mien- tras que los bloques hundidos formaron los vales principales a lo largo de los que em- pezaron a realizarse los ríos mucho más esenciales.

Fotografía Cortesía Del Dr Xurxo Álvarez Lourido Suturas Reabsorbibles Y No Re

De este modo, a lo largo del Cretácico Tardío y en los tiempos cuando el globo terrestre se encontraba afectado por cli- mas calientes y húmedos producto de un efecto invernadero que lo envolvía, Sonora pasó a ser tie- rra montañosa con abundantes volcanes, enormes ríos y extensos lagos. Uno de estos sistemas lacus- tres fue el que se desarrolló en la región de Naco- Fronteras, en la parte nordeste de Sonora, dentro de la cuenca de Cabullona. Posterior al choque entre los continentes Laurencia y Gondwana, éstos continuaron unidos formando el supercontinente Pangea que empezó nuevamente a disgregarse durante el periodo Jurásico . Las primeras trazas de vida que aparecieron so- bre la Tierra forman parte a cianobacterias, asimismo llamadas algas «azul-verde». Éstas son formas de ca- rácter unicelular, acuáticas y fotosintéticas que se han encontrado fosilizadas en rocas de hasta ~3 500 Ma.

La litología de lutita, pedernal, limo- lita, arenisca, caliza y barita y los fósiles de radiola- rios y conodontos de estas últimas entidades indi- cánido que fueron depositadas por enormes abanicos submarinos en un mar profundo (Poole et al., 2005). Estos mares tropicales y someros de la parte cen- tral y norte del estado estaban poblados por abun- dantes organismos como corales y crinoides que for- maban arrecifes, y por braquiópodos, esponjas, briozoarios y foraminíferos, entre los que predomi- naban los fusulínidos. La capacitación Escabrosa es unidad típica que representa la sedimentación ma- rina formada a lo largo del período Misisípico en el nor- te de Sonora y la capacitación Placeritos la representa en el centro del estado .

Este pro- ceso amontonó esenciales paquetes de sedimen- tos que, al consolidarse, formaron conglomerados, areniscas y limolitas de hasta 2 km de espesor y a los que se les conoce con el nombre de Capacitación Báucarit (King, 1939; McDowell et al., 1997) (fi-gura 6I). Los puntos claves del relieve de hoy de So- nora fueron ciertos desde el Oligoceno, hace precisamente 33 Ma, en el momento en que, adyacente a la costa del Pacífico mexicano, empezó una épo- ca de profundo volcanismo continental que formó una de las provincias volcánicas mucho más grandes de la Tierra. Este acontecimiento se alargó hasta aproximada- mente los 27 Ma y, pese a que fue de corta dura- ción, causó tal acumulación de rocas volcánicas que llegaron a conformar la elevada meseta de la ac- tual Sierra Madre Occidental (Ferrari et al., 2005). Este cambio de- terminó asimismo un cambio en la geografía, tiempos y el género de organismos que poblaron la región. Hacia la parte sur del estado continuó predomi- nando la sedimentación marina profunda y las ro- cas Misisípicas están representadas por la parte su- perior de la capacitación Los Pozos y por la Caliza Cerro Tasajo.

terreno que cubren de agua las altas mareas

De finales del período Silúrico y hasta finales del Devónico Medio la región de Sonora perma- neció emergida y no se tiene registro de los even- tos que entonces ocurrieron. Sin embargo, duran- te el Devónico Tardío los mares volvieron a inva- dir todo el estado y la sedimentación se reanudó en la cuenca marina. En la parte norte y central de Sonora se conocen múltiples localidades donde las ro- cas de esta edad están compuestas primordialmente por rocas carbonatadas , are- niscas y lutitas que alcanzan hasta 400 m de espe- sor. En la zona de Cananea-Agua Prieta aflora la Caliza Martin que tiene dentro una abun- dante fauna fósil arrecifal de corales coloniales, es- tromatopóridos, braquiópodos y briozoarios (Gon- zález-León, 1986). En la región de Caborca se tie- ne a la capacitación Murceguillos y en el centro de Sonora a las formaciones San Mi- guel (Poole et al., 2000) y La Sata (Almazán-Váz-quez, 1989).